Desvelan la conducta natatoria del zooplancton


.

Desde la superficie, el océano parece vasto y uniforme. Pero bajo la superficie, animales diminutos llamados zooplancton son agrupados en cúmulos y manchas por las corrientes del océano. La propia supervivencia de muchos depredadores del zooplancton (desde invertebrados hasta ballenas) y el éxito de las capturas de los pescadores puede depender de su éxito en hallar estas manchas. Durante casi un siglo, los científicos que estudian los océanos han sospechado que estas manchas se forman cuando el zooplancton nada contra las corrientes del océano. En todos esos años, sin embargo, no ha sido posible comprender de manera clara la respuesta natatoria del zooplancton a las corrientes oceánicas, sobre todo por la falta de tecnología para rastrear los movimientos de tan minúsculos animales en el mar.
Ahora, un equipo internacional de científicos de Israel, Estados Unidos y Alemania, dirigido por Amatzia Genin de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha proporcionado, por primera vez, evidencias de la notable dinámica responsable de la formación de agrupaciones de zooplancton. Los nuevos hallazgos indican que el zooplancton se deja conducir por la corriente sólo en la dirección horizontal, no en la vertical.
El desarrollo reciente de un sistema tridimensional de imágenes acústicas por Jules Jaffe del Instituto Scripps de Oceanografía en la Universidad de California, San Diego, ha abierto la puerta para que un equipo de investigadores rastree varios cientos de miles de individuos del zooplancton en dos emplazamientos costeros del Mar Rojo. El equipo incluye a Genin y su estudiante Ruth Reef de la Universidad Hebrea; Jaffe y Peter Franks del Instituto Scripps de Oceanografía en la Universidad de California, San Diego; y Claudio Richter del Centro para Ecología Tropical Marina en Bremen, Alemania.
Sus hallazgos muestran que estos pequeños animales efectivamente conservan su cota de profundidad bajando y subiendo contra corrientes ascendentes y descendentes a velocidades de hasta varias decenas de longitudes corporales por segundo.       El aparato utilizado por los científicos para estudiar el zooplancton. (Foto: Scripps Institution of Oceanography) El sistema de obtención de imágenes usa un sonar multihaz para medir únicamente el movimiento animal. El sistema permitió que los investigadores analizaran la conducta natatoria de más de 375.000 individuos del zooplancton contra las corrientes verticales. Nadar contra las corrientes verticales permite que el plancton mantenga su cota de profundidad, una conducta que se postuló hace mucho tiempo, pero que nunca se había medido hasta ahora en el océano.
Que el pequeño zooplancton sea capaz de permanecer a una profundidad constante con una precisión de centímetros, a veces inmerso en fuertes corrientes verticales, implica que estos organismos tienen sensores de profundidad sumamente sensibles, la naturaleza de los cuales es todavía desconocida. Las implicaciones ecológicas de la conducta del zooplancton para conservar su cota de profundidad tienen consecuencias de gran alcance para las ballenas, los peces depredadores, y los humanos.
A %d blogueros les gusta esto: